lunes, 29 de agosto de 2011

Vacaciones!!!

Volveré el 12 de Septiembre, hasta entonces un beso enorme para todos!!!!

Gente "Normal"

Estamos programados para tener una vida normal, costumbres normales, hábitos normales, gustos normales...en resumen,para seguir una corriente grupal sin hacernos demasiadas preguntas, sin tener demasiadas inquietudes.
Trabajar y tener ratitos de ocio (normales) contados que nos den la falsa sensación de sentirnos llenos cuando en realidad estamos cada vez más vacíos.
Sin desarrollar nuestro potencial, esas cosas que nos hacen únicos, auténticos.
Sin cumplir nuestros sueños, representando una  vida normal, adquiriendo el propósito de otros. Olvidando, o más bien renunciando a ser nosotros mismos.


Ahora te invito a plantearte: ESTAS SEGURO DE QUE QUIERES SER "NORMAL"?


Hay otras opciones, es más hay una opción exclusiva para tí.


Obviamente esta nunca será el camino fácil. Lleva implícitas dificultades; en cuanto pongas un pie fuera del empedrado muchos dedos normales se apresurarán a señalarte, te intimidarán, te darán consejos, te confundirán, te preguntaran a dónde vas, quién te crees que eres...con la única inquietud de que regreses al lugar de seguridad.
Ese lugar normal por el que hemos de ir en busca de la felicidad standart.
Al principio puede resultar difícil mantenerte firme, entero, tu lado racional siente como su hogar ese sendero. Pero a medida que avances te darás cuenta del espejismo que significa ser normal y a cada paso te convencerás aún más de que merece la pena continuar por tus sueños, por tus propósitos y conseguir tu propia felicidad, sea o no la felicidad establecida.


Sueña. Proyecta. Cree. Realiza. Sonríe.




"No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer."
Goethe

martes, 16 de agosto de 2011

Equipajes ajenos

La resistencia a situaciones que no nos agradan o con las que no estamos de acuerdo pueden desgastarnos hasta producir en nosotros un agujero, similar al de un corte en una mosquitera; tienes tu energía equilibrada, te sientes bien, pero de pronto te encuentras interactuando de formas extraña... Ajá! Ya entró en tí.
El residuo de esa situación/persona está circulando por tu interior.
Puede sobrevenir en mil formas distintas, enfado, tristeza, contrariedad... estás cargando con el peso de un trabajo que no es tuyo, lo estás convirtiendo en un pesado lastre que hace que avances mucho más lento, y que además te hace sentir mucho más cansado, exhausto. 
Aprender a identificar estos contaminantes es el primer paso,muy importante para que después de recibir su influjo puedas liberarte de él.
Simplemente has de devolver amorosamente ese trabajo a quien corresponda.
Si no logras devolverlo a tiempo habrás de completarlo y depurarlo tú, una tarea mucho más complicada y sin camino de regreso...


Todos hemos pasado por esto alguna vez, hemos compartido nuestro tiempo con alguien que incluso sin desear nada malo para nosotros nos ha dejado una de estas maletas, en nuestra mano está no quedarnos con el peso de nadie y poder caminar lo más livianos que podamos hacia adelante.



jueves, 11 de agosto de 2011

Todos merecemos una segunda oportunidad

A todos nos ha pasado alguna vez, alguien no nos cae bien. Es más, nos cae especialmente mal. Le criticamos y despellejamos cada vez que podemos con el único fin de dejar claro que nos cae fatal.
Alimentamos nuestra mala  imagen de esa persona hasta que nos es verdaderamente incómodo mirarle cuando pasa.


Quizá llegue un día en el que forzosamente tengas que pasar tiempo con esa persona. Pasarán unos minutos de rechazo, puede que te encuentres receloso a la hora de compartir alguna palabra...pero puede que si te decides a dejar todas las etiquetas que le has colgado a esa persona descubras que no es tan malvada como creías.
Seguramente viva su realidad lo mejor que puede o sabe y  para tu sorpresa o más bien perplejidad, incluso es posible que esté pasando un momento parecido al tuyo (....¿y si  refleja algo de tí en esa situación que no soportas?, puede que este viviendo esa situación desde otro prisma en el que tú mismo podrías estar si no hubieras elegido cierta bifurcación en el camino.)


Si dejas tus prejuicios acerca de esa persona a un lado puedes descubrir que no es tan mala como creias. Es más puede que se parezca a tí. ¿No podría estar ahí como ayuda para tí? Como si fuera un espejo que te muestra otro abanico de posibilidades.
No es justo negar a nadie la oportunidad de ser, sin todo lo que habías imaginado que esa persona es.


Humildemente diré que ya he transitado este sendero. Me han juzgado "por lo que creían" y "he juzgado por lo que creía". He errado muchas veces. Pero he tenido la humildad de reconocer que aún sin encontrar amistad con esa persona, he sido capaz de ver sus cosas buenas, sus virtudes, su Luz.
¿Y tú?
Si mientras leías esto has pensado en alguien...podrías intentar quitar la cáscara de esa persona...

"El Principito" A. Saint Exupery

lunes, 8 de agosto de 2011

"La mariposa recordará siempre que fue  gusano" Mario Benedetti
Una de las primeras trampas en las que podemos caer durante el proceso de evolución personal es en la de creernos en disposición de predicar,intentar ejemplificar,o dar consejos u opiniones trascendentales a los que nos rodean (y que generalmente nadie habrá pedido).
Creo que ninguno de los grandes Maestros siguió esa filosofía. En mi opinión esta actitud sólo denota que tu ego, la imagen que quieres proyectar al mundo de tí, te está jugando una mala pasada. Si te dejas llevar por ese impulso de evangelizar todo aquello que tocas seguramente terminen tachándote de pretencioso, pedante o en el peor de los casos de insoportable.
Si necesitas que los demás te vean grande, quizá haya algo dentro de tí que se sienta pequeño

Por mucho que hayas evolucionado a lo largo del camino, recuerda siempre que hubo un momento en el que estuviste en el punto de partida, puedes haber recorrido un largo trecho o no tan largo, pero eso en ningún caso querrá decir que estés más alto que los demás, sino que la forma en la que percibes y vives la realidad es más amplia. 
Antes de intentar ser ponente allá donde vayas, sería mejor que te dedicaras a construir tu interior, a revestir tu corazón de fe en tí, en lo que crees y en el mundo, seguramente esa misma fe te hará ver la inutilidad de cualquiera de estos discursos.Cuando una persona feliz consigo misma entra en cualquier lugar, los demás perciben ese halo tan especial, impregna el ambiente, el estado de ánimo de los demás... Sin necesidad de hacer nada.
Es muy diferente actuar como se debe, como "persona feliz", como personaje con un texto marcado, que simplemente feliz y pleno, en armonía con tu interior,la chispa para que esas cosas extraordinarias te nazcan solas.




viernes, 5 de agosto de 2011

Amigos (?)

Recientemente una persona muy sabia me ha recordado:  "Sólo los fuertes pueden Dar."


Después de salir de la sombra, miro hacia atrás para darme cuenta de que durante ese período ha habido amigos que han permanecido camuflados, escondidos para no tener que brindarme esa mano que me sirviera de apoyo, o ese oído que me ayudara a verbalizar mi forma de sentir y me hiciera sentir aliviada.
Hay algunos que se esconden tras excusas absurdas de discusiones cotidianas, que utlizan para no tener que responsabilizarse de sus propias decisiones.
Otros, pasan por tu vida contándote su obra y hazañas sin apenas importarles si tú tienes algo que decir.
Incluso los hay que sólo acuden cuando tienen problemas para que les sostengas, les alumbres el camino y cuando se sienten mejor...desaparecen...
Es una vivencia muy común darlo todo y más por personas que en momentos difíciles deciden que es mejor no complicarse la vida con los problemas de otro, bastante tienen ellos con sus asuntos.


Hasta hace muy poco yo también sentía tristeza al pensar en todo esto. Cuánta ayuda prestada para terminar con el trasero curtido a patadas.
Miremoslo desde el lado opuesto, de verdad hay personas que no saben o incluso no pueden dar.
Creo que puede ser muy útil recordarlo para así no caer en juicios, enfrentamientos o en el rencor de haber necesitado a alguien y no haberle tenido.Ocúpate de ser el mejor amigo que tú sepas ser, quiere a cada persona de la forma en la que ella es; pero no olvides que eres libre para decidir si quieres dar todo por alguien que no hace lo mismo por tí.
La amistad siempre es una vía de doble sentido, aunque la otra persona no dé lo mismo que tú, basta con que dé lo que esté dentro de sus posibilidades.




Todo el mundo quiere tener un amigo, pocos se toman la molestia de ser uno.

miércoles, 3 de agosto de 2011

El mapa del tesoro


Imaginemos un mapa. En ese mapa hay un terreno que un cartógrafo, una persona que supuestamente ya ha recorrido ese espacio, plasma en un papel. Marca un camino que te llevará a un punto en concreto.


A partir de aquí me planteo las siguientes cuestiones:

¿Cómo sé que la persona que ha hecho el mapa de verdad ha transitado ese terreno?
¿Porqué habría de realizar yo exactamente ese recorrido?
Es más, ¿hay alguna garantía de que ese recorrido contribuirá ami desarrollo personal?


Creo que a la hora de aconsejar a alguien cómo llegar al tesoro, no hemos de hacer más que mostrarle nuestra certeza de que el tesoro está, incluso podemos regalarle una brújula, contarle cómo nosotros llegamos a alcamzar nuestros tesoros personales, sin esperar que esa sea de la misma forma puesto que cada uno recibimos una serie de dones, aprendizajes...y a cada uno se nos presentan unos obstáculos diferentes.


En mi caso diré que por muchos tramos que yo haya recorrido ya, no me considero en posición de deciros como teneis que hacer para hacerlo bien. Sé cómo lo hice yo. Nadie más es yo! Quizá y seguramente tus necesidades no sean iguales a las mías. Puedo dar un consejo desde mi experiencia, pero siempre ofreciendo libertad para que tú lo hagas simplemente a tu manera.


Esta es una de las cosas más importantes que he aprendido,todo lo que cada uno necesitamos saber esta dentro de nosotros mismos.
Por supuesto hay personas que te hacen recordar, y sin las que yo no hubiera llegado donde estoy ahora. Pero esas personas no hicieron el trabajo por mí, no me dijeron que tenía que hacer, no me condicionaron a la hora de elegir.
Me dieron la oportunidad de buscar. Me arroparon siempre que lo necesité y me recordaron durante los malos momentos que merecía la pena seguir caminando.
Por eso te digo, no te angusties si no es todo como te han dicho, rodeate de personas que te sostengan cuando lo necesites, pero que no te marquen caminos predefinidos. Así, en buena medida, ya te estás asegurando un trocito del tesoro.



lunes, 1 de agosto de 2011

Desatando lazos

Muchas veces estuve en lugares de donde tenía la sensación de no poder salir,en los que (creía) una fuerza mucho más grande que yo me ataba y retenía, frenaba mi crecimiento, ahogaba mi misión en la vida inexplicablemente... "No merezco esto" pensaba una y otra vez, sin quererlo yo misma me sumergía en la frustración, el miedo, la desesperanza y la resignación.
Después de batallar en vano y de huir otras tantas veces, he aprendido que una de las claves,uno de los cerrojos más potentes de esta situación era precisamente porque no sabía cortar el lazo, los grilletes que yo misma me había colocado, uno en cada tobillo, para no poder avanzar, para permanecer ahí hasta haber completado esa enseñanza.


Me empeñaba en embestir, en atacar, en maldecir mi suerte recorriendo mil veces una espiral de ira, agotamiento y resignación. Cada vez más vacía, cada vez más cerca de convertirme en una mujer gris.


Ahora sé que cuando quiera terminar con algo, he de mírarlo de frente. Observar las bendiciones que ha dejado en mí. La medida en la que me he superado, las barreras que he derribado, la sabiduría que queda en mí después de recorrer ese tramo.


Si consigues dejar algo bueno de tí allí, si honras esa experiencia, podrás marchar en paz. La vida abrirá una nueva puerta para tí, podrás estar tranquilo al saber que no necesitas repasar esa lección más adelante, no habrá ninguna otra puerta abierta que haga que la corriente cierre esa que anhelas.


Tendrás todo lo que deseas cuando estés preparado para recibirlo.


Cada vez que deshagas un lazo, estarás dejando el espacio para recibir un regalo.