martes, 18 de octubre de 2011

Dar sostén al que sostiene

Todos tenemos una persona cercana que sostiene a los que no se encuentran mal, a los que están pasando un momento complicado...Una persona cuya energía positiva inunda su alrededor, es capaz de sacarnos una sonrisa en el momento más triste y es capaz de guardarnos el secreto más oscuro.

¿Pero y cuándo esa persona se encuentra mal? ¿Estamos ahí para ayudar?
O simplemente confiamos en su fortaleza, en que sabrá cuidarse bien y lo superará...

Me pregunto quién da sostén al que sostiene...

Abrir caminos nunca es fácil, no sólo hay que mantener el equilibrio propio sino que hay que hacer la fuerza necesaria para ayudar a los que vienen detrás, esos que sin el impulso de esa persona no se creen capaces, pero que quizá una vez hayan visto que no es imposible, se decidan a intentarlo. Hay que mantener la fe, llueva truene o tu mente se llene de dudas. Pero es importante sentir que las manos que sujetas también te sostienen a tí.


"Si precisas una mano,
recuerda que yo tengo dos".
San Agustín


domingo, 9 de octubre de 2011

Perdón

Uno de los trabajos más arduos que conozco es el de Perdón, aprender cómo perdonar a aquellas personas o situaciones que durante el camino nos lo han hecho pasar mal. Cuánto más cercana sea esa persona, mas trabajoso suele ser otorgar un perdón de pleno corazón.
Como norma general,(y conducta bien aceptada en la sociedad, es más casi exigida), cuando alguien se comporta mal con nosotros, nos trata mal o por algún motivo nos hace daño automáticamente le damos la espalda, no queremos ver ni saber nada de esa persona, desde ese momento en adelante se activa en nosotros un mecanismo por el cual "olvidamos" todos sus aspectos positivos, pasando a convertirse todo en argumentos de la oscuridad que alberga. Un mecanismo de defensa que consiste principalmente en erigir un muro de piedra alrededor del corazón (llevándolo así a ser cada vez más infranqueable). Dejándolo cada vez más aislado,cada vez más incapaz de recibir amor.

Solemos castigarnos preguntándonos "¿Por qué lo ha hecho? ¿Por qué a mí?"...
Una vez leí que las almas más grandes son las que saben perdonar. Sin reservas, sin rencor. Tomando eso que sucedió como pasado, como una experiencia más para unirse o simplemente desvincularse de esa persona o situación.

Kwan Yin



Sí he visto trabajos de Perdón muy potentes, con padres, parejas, amigos del alma...Tengo la certeza de que el camino de la realización personal inexorablemente pasa por tener un corazón limpio y puro que sepa mirar a quién lo hirió con compasión, sabiendo ser misericordioso ante los errores de los demás liberándoles así de tener que cargar con la losa de haber hecho daño a los demás.
Creo que muchas veces no reparamos que el daño no es sólo para el herido, sino también para el que hiere. 

No consiste en olvidar,hay cosas que nunca se olvidan y es bueno, porque ayudan a construir.
Es cuestión de mirar con los ojos del corazón,olvidar de nuestro ego y el "cómo pudiste hacerme eso a mí". Simplemente tomarlo como una experiencia más de vida, que necesitamos para crecer, una oportunidad para hacernos grandes, para crear un lazo fuerte, verdadero,sano con esa persona, o por lo menos no mantener un hilo oscuro que nos conecte con ella.

El Perdón libera, sana,regenera.

"Perdón es una palabra que no significa nada, pero lleva dentro semillas de milagros."






martes, 4 de octubre de 2011

Tristeza

A veces es inevitable dejarla pasar. Por lo menos un rato. No te resistas, no es mala. Puedes aprender a que de vez en cuando te acompañe.


La tristeza es como una fuga de agua que gota a gota y casi sin hacer ruido va llenándote, a veces incluso antes de que te des cuenta e incluso puede tener la capacidad de ahogarte..No es conveniente reprimirla, pero tampoco abandonarse a ella.


Pasar por procesos de tristeza es tan natural como disfrutar los momentos de alegría.
¿Quién puede estar exento de experimentar la vida? Por muy positivos y optimistas que seamos no podemos olvidar que vivimos en un mundo dual,los contrarios existen y coexisten precisamente para conocerse más a sí mismos, porsupuesto también para que los conozcas tú.

No has de sentir culpabilidad por no poder sostener tu estado de ánimo un día. Vive tu proceso. ¿De dónde viene esa tristeza? ¿Por qué? ¿Qué ha venido a decirte?

Comunícate con ella, tiene mucho que decir. Si tratas de esconderla o de darla esquinazo, puede que dejes de verla, pero no significa que no este ahí, puedes disfrazarla pero detrás de la máscara seguirá estando ella...esperando para darte su mensaje. Si no es ahora más tarde, pero mucho más intensa por el tiempo que la has relegado a tu sombra.

En el proceso de ser feliz, también se aprende a estar triste.



"No puedes evitar que el pájaro de la tristeza vuele sobre tu cabeza, pero sí puedes evitar que anide en tu cabellera."
Proverbio chino