martes, 31 de enero de 2012

"La evolución siempre comienza por abajo, y la cuesta arriba siempre es fatigosa cuando se sube como es debido." Thorwald Dethlefsen


Empezar a trabajar con uno mismo no es un camino fácil, siempre gratificante pero quizá no en los plazos que nos gustaría...al principio es más fácil buscar excusas que frases de aliento.


Muchas veces me he sentido triste y decepcionada al no poder hacer llegar a algunas personas al "lado bello de la vida", me empeñaba en apretarles fuerte de la mano y tiraba de ellos (como podía) para ayudarles (o más bien arrastrarles) hasta una altura prudente desde la que algún cambio pudiera hacerse lo suficientemente tangible como para que sintieran ganas de continuar. Me he llevado muchas desilusiones, he tenido que soltar de la mano a amigos muy queridos. Gente que me pedía ayuda, pero sin ganas de trabajar.


Estamos confundidos si creemos que alguien puede hacer el trabajo por nosotros y que si no llegamos es por que la "terapia" no es suficientemente buena. Podría ser, pero también puede que nosotros seamos nuestro mayor obstáculo.


Lo cierto es que el trabajo con uno mismo empieza por ver y reconocer en nosotros la sombra. El lado oscuro. Que no es otra cosa que los aspectos personales que nos empeñamos en ahogar, reprimir y negar rotundamente, esas cosas que tildamos de malas (esonosehace!).
Claro que hay personas que quieren cruzar al "lado bello", pero sin pasar por su particular inframundo, solemos tener miedo de abrir la puerta y ver toooodo lo que hemos estado guardando ahí durante tanto tiempo.


Recomiendo la lectura de "Luz en la Sombra" de Deepak Chopra, un libro que  ayuda a comprender y nos alienta a trabajar con estas partes desconocidas en nosotros. El poder de nuestro lado oscuro.



" Un verdadero maestro nunca intenta cambiar a nadie directamente.
Es como una fragancia sutil que te envuelve. Si estás abierto, algo de ella entrará en tí.
Si no estás abierto, esperará a tu puerta.
Nisiquiera llamará, porque al hacerlo puede perturbar tu sueño.
Es tu sueño y tienes todo el derecho a dormir cuanto quieras.
No es asunto de nadie despertarte."
Osho

jueves, 26 de enero de 2012

"Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males." Voltaire


 
Sucede a veces, nos levantamos de la cama, desayunamos, nos arreglamos y salimos a trabajar o a empezar nuestras tareas cotidianas. Aparentemente todo normal. De pronto comienzan a abordarnos ecos de pensamientos densos, desalentadores, juicios...resoplamos, nuestro gesto se vuelve más duro, todo nos molesta,   estamos enfadados, pero no nos ha pasado nada que justifique este estado de ánimo.

Todos hemos oído alguna vez eso de "La materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma" sucede lo mismo con los pensamientos. 

¿Puedes imaginar una cifra de la cantidad de pensamientos devastadores podemos verter a lo largo de un sólo día? Esos pensamientos quedan ahí, persisten, mezclándose, se cohesionan enmarañándose entre sí, formando una red de emociones, pensamientos insalubres y oscuros, ahí es donde conectamos esos días que estamos mal sin que nos haya pasado nada.

Hace muy poco leí que "El que no sabe lo que le intoxica no puede desintoxicarse". Basta con ser consciente de que has caído en las redes de los pensamientos densos para poder salir. Desconectar es fácil, siempre que te des cuenta de que estás conectado.

Igual que al atravesar un banco de niebla no te frustras o te enfadas con tus ojos por  no ver más allá tampoco te sientas mal si te sorprendes conectado a la "nube negra". Simplemente camina más atento, más presente. No dejes que unos posos oscuros te arruinen el día.

"Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado;
está fundado en nuestros pensamientos 
y está hecho de nuestros pensamientos."
Buda

lunes, 23 de enero de 2012

"El hombre se dedica a desear en voz alta aquello que jamás se esfuerza en alcanzar." Noel Clarasó

Últimamente encuentro bastantes personas que de pronto no se sienten bien con su vida en general, con las cosas que han venido haciendo durante años, de pronto se dan cuenta de que ya no les llenan.

Me ha hecho reflexionar sobre cómo a veces nos instalamos en "burbujas de bienestar", espacios seguros en los que nuestra vulnerabilidad y nuestros traumas se diluyen en una realidad personal que dibujan la vida desde una sola perspectiva, una proyección mental que generalmente suele ser la más cómoda, en la que menos tenemos que trabajar.

A veces tenemos la impresión de que no nos podemos quejar de nada, pero dentro de nosotros encontramos otra parte aunque no esté insatisfecha no está completa o desarrollada, incluso sentimos miedo de mirar hacia allí.

Posiblemente alguna vez al preguntarle a alguien, "¿eres feliz?" , conteste "No me puedo quejar."

¿Qué significa esta respuesta? Creo que tiene mucho que ver con la explosión de la burbuja.

A todos nos enseñan que llegado a un determinado baremo no podemos quejarnos, deberíamos conformarnos con haber llegado hasta ahí y no debemos sino afanarnos en conservar lo que tenemos (aunque sintamos que eso no es para nosotros), hay gente que está mucho peor!!! Sería infame que habiendo gente peor nosotros quisieramos aún más!

Ahí es cuando muchos nos preguntamos si es que somos unos inconformistas crónicos y ciertamente deberíamos encontrar la felicidad en lo que tenemos sin peros, o si aunque los demás vean o digan que deberíamos conformarnos con lo que hay, tenemos derecho a buscar y cuanto menos verbalizar que aunque "cualquiera" en nuestro lugar pudiera conformarse a nosotros no nos vale con la felicidad conformista, que en absoluto colabora con nuestro desarrollo personal.



No tenemos por qué conformarnos, no tenemos por que dejarnos llevar. Es mucho mejor sostener un compromiso con nosotros mismos, ser fieles a nuestros deseos y trabajar por ellos, con paciencia, con constancia y con trabajo interior. Sobretodo con honestidad, desechando lo que "debería ser" y dejando que "sea lo que es".

Concédete el espacio para averiguar qué es lo que realmente te llena, qué es lo que te hace feliz y trabaja por conseguirlo, por cuidarlo, ocupándote de disfrutarlo cada día de tu vida.

Examina tus deseos, si hay algo que por mucho que trabajes no consigues párate a pensar por qué, quizá simplemente no sea un deseo personal, sino que hayas adquirido condicionado por algún factor externo, quizá si eso se te concediera dejarías de trabajar... 

Quién sabe. Puede que incluso dejaras de ser tú.



miércoles, 18 de enero de 2012

Desconexión

Hay veces en las que no somos capaces de parar esa vorágine de pensamientos en la que solemos vivir inmersos, hagamos lo que hagamos en nuestra mente se repiten pensamientos que pueden estar en las antípodas de lo que en realidad deberíamos estar pensando si estuvieramos poniendo nuestra presencia en esa actividad.


Quién no ha estado alguna vez en casa pensando en la oficina, en la oficina pensando en los quehaceres que le esperan al salir, con la pareja agendando el día siguiente... ¿Cuántas veces no te has sorprendido al escuchar el eco de tus pensamientos sin entender qué pinta ahí en ese momento?

Es importante decir BASTA. Desconectar esos pensamientos vertiginosos que nos impiden saborear los momentos que pasan frente a nosotros, para empezar, aunque sólo sean apenas 5 minutos de desconexión ya será un gran paso!

Uno de los ejercicios que me enseñaron para desconectar (o más bien reconectar con el interior de uno mismo...) es el siguiente:

Busca un lugar  y un momento en el que al menos durante cinco minutos nada ni nadie te interrumpa. (Si durante el día lo encuentras imposible puedes hacerlo en la cama antes de dormir ;) ). Respira profundo, tratando de llevar el aire al diafragma.

Visualiza un paisaje que te guste,en el que e sientas cómodo,  puede ser una playa paradisiaca, una montaña, una cueva, un bosque en el que ya hayas estado o inventado.



Siente que respiras ese aire, la brisa marina, el verdor de la montaña... Recargate con la energía del lugar, disfruta de tu paraíso particular... Corre, salta, grita o simplemente observa lo que te rodea, tumbado la Sol, o bajo la luz de la Luna.

    Sea como sea concéntrate en hacer que tu imaginación, que todos absolutamente todos tus pensamientos se ocupen de la construcción de ese paisaje, de ese lugar al que poder retirarte cuando estés agobiado.

Disfruta del silencio interior, de tu silencio interior.

Es mucho más nutritivo de lo que al principio puedas creer... Haz la prueba!!!!!



viernes, 13 de enero de 2012

"Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo.Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo." Aristóteles

¿Cómo te sientes cuándo te enfadas con alguien que te importa? ¿Eres feliz? ¿Qué mecanismo utilizas para que esas personas sepan que estás enfadado? ¿Qué esperas que hagan?




 
Todos nos enfadamos alguna vez con personas a las que queremos, precisamente por que las queremos esos enfados nos producen dolor. Verbalizar por qué nos hemos sentido heridos, contrariados o incluso menospreciados es sano y constructivo siempre que aún así sepamos ver que la otra persona puede no compartir nuestro punto de vista.


Sin darnos cuenta los enfados pueden hacer que vayamos en contra de nuestros sentimientos, de lo que de verdad queremos y no lo que se espera de nosotros cuando estamos enfadados. Debemos aprender a trascender nuestro ego, esa imagen mental a la que nos agarramos pensando "cómo ha podido hacerme esto a MI".

Ese "mí" no eres "tu", si más concretamente tu imagen mental de tí mismo, por eso te invito a reflexionar si de verdad merece la pena sostener un enfado con alguien a quien amas.

Una explicación concisa y resumida podría ser: " Cuando te enfadas te metes dentro de tu caparazón, te aislas, haces que la otra persona no pueda acceder a tí. Eso mismo activa tu tristeza, un sentimiento de soledad profundo. Cuando la otra persona intenta acercarse a tí, se topa con un  muro, haga lo que haga, (cuántas veces aunque nos pidan perdón seguimos enfadados) esa persona experimenta frustación, impotencia." 
Resultado: nos alejamos de quienes queremos, provocamos distancia, fisuramos, desgastamos relaciones, nosotros mismos, con nuestras propias manos.

¿Merece la pena un precio tan alto? Apuesto a que no ;)

"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él. "
 Proverbio chino

lunes, 9 de enero de 2012

"Sólo el tiempo separa al hombre de todo lo que anhela." Hermann Hesse




Muchas veces nos empeñamos en pasar el presente inmersos en una ensoñación sobre nuestro futuro; lo felices que seremos en una casa más grande, lo bien que nos vamos a sentir cuando por fin nos asciendan o encontremos un empleo mejor, o la cantidad de cosas que nos podremos permitir y disfrutar cuando tengamos un sueldo más cuantioso.



Pero, qué sucede AHORA? No puedo ser feliz, todas las proyecciones  de mi felicidad están puestas en tiempo futuro. Mientras tanto camino, pero no miro el paisaje, soy incapaz de ver lo que me rodea porque llevo la mirada fija en ese punto taaaaan lejano que apenas alcanzo a distinguir, pero que me empeño en "ver" ( o más bien imaginar) sumamente claro.

Todo lo que puede hacerte feliz está aquí y ahora. A tu alrededor. Por supuesto  hay cosas que evolucionarán y te harán más feliz en el futuro, pero si empiezas a honrarlas desde que son semilla, seguramente podrás valorarlas mejor cuando hayan germinado y mucho más aún cuando te ofrezcan su fruto.
Cambiando el foco de tu mirada, en vez de fijándote en el punto más lejano del camino, mirando a tu alrededor, cerca de tí, estoy segura de que encontrarás la felicidad deseando devolverte la sonrisa.

lunes, 2 de enero de 2012

"El mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos. Pero siempre será demasiado pequeño para la avaricia de algunos." Ghandi

Durante estas últimas semanas he estado reflexionando a cerca de todo, quizá haya sido el balance de un año de mucho trabajo interior.
A mi alrededor han tenido lugar algunas r-evoluciones, unas más duras, otras más suaves...pero todas han dejado un antes y un después.

La entrada de hoy, si me lo permitis es un mensaje de apoyo y amor para una de las personas más importantes de mí vida, sin la que no sería quien soy y sin la que muchos de mis sueños no existirían y otros tantos no se habrían cumplido. Va por tí mi amor.

Como publique en el  post anterior, encuentro muchas personas que tienen el plano terreno tan trabajado que para ellos es innato poner a funcionar aquello en lo que ponen sus ganas; suelen ser personas de gran bondad y generosidad puesto que saben que hay de todo para todos, nunca los verás ansiar lo del otro o pelear por poseer algo, ellos saben que les corresponde su parte de forma natural y simplemente la reclaman cuando la necesitan.
Pues bien, lamentablemente suelen atraer, sin querer, e incluso sin ser conscientes de ello a personas que no encuentran su estrella, que ansían acaparar incluso robar la más fulgurante, es decir la que ven en frente. A veces se preguntan, "pero cómo he estado tan ciego?"...  La respuesta es fácil, no estás en esa vibración, por eso no lo veías.

Que esas personas no os quiten vuestra forma de ver la vida. Que un par de oscuros no os hagan pensar que  son pocos los que portan luz. Haceos invisibles de aquellos que no os miran con amor. Pero evitad esconder vuestro corazón detrás de muros, no perdais  vuestra esencia.
Creed en la justicia, en la que se ve y en la que no se ve, manteneos firmes en el buen hacer.

"Uno con Dios es mayoría."
Conny Méndez


Como leí el otro día, el Mal es sólo el trono del Bien... No hay nada que temer, al final sólo los que tengan el corazón limpio vencerán.
O quizá incluso ya hayamos vencido.