miércoles, 31 de octubre de 2012

"La desesperanza esta fundada en lo que sabemos, que es nada, y la esperanza sobre lo que ignoramos, que es todo." Maurice Maeterlink

Muchas veces nos ahogamos antes de caer al río.
Hacemos conjeturas sobre lo que nos viene predisponiendo de forma negativa los acontecimientos. La mente es así de poderosa.

Puede que en tu vida se den cambios inesperados o que en un determinado momento puedan parecerte incómodos, molestos, desafortunados... a partir de aquí ponemos en marcha la fábrica de miedo, angustia, pesares y salimos corriendo para agarrarnos a un clavo ardiendo. Después pensamos, "Qué injusto. Siempre me tengo que agarrar al mismo clavo." , como si esta no fuera nuestra propia decisión, como si una fuerza sobrenatural nos empujara a la mala suerte.
Y me pregunto... qué tal si esta vez pruebo a no salir corriendo a agarrarme al primer clavo al rojo vivo que encuentre y simplemente espero. Me dejo llevar. (Una no puede llevar a Kali colgada del cuello y esperar que los cambios sean un camino de rosas.). Me entrego.

¿Por qué tanto miedo? ¿Por qué creer que lo que viene es peor? No nos damos cuenta de que la fe mueve montañas... Un mecanismo tan simple que no usamos. Que no sólo no usamos sino que infravaloramos y en el peor de los casos despreciamos.

Como dice una muy buena amiga "Los decretos siempre en positivo".





lunes, 29 de octubre de 2012

"El hombre más feliz es el que hace la felicidad del mayor número de sus semejantes". Denis Diderot

Mientras camino cada mañana al trabajo observo y cuento la cantidad de estímulos negativos a los que estamos expuestos cada día y que sutilmente hacen mella en nuestro condicionamiento positivo a la hora de vivir nuestra jornada.
Basta con ir en tranporte público (en huelga cada Lunes en señal de buenos días) o en coche con personas exaltadas haciendo maniobras imposibles... 
Es muy fácil caer en ese río y dejarse llevar. Empezar a rasgar la mirada hasta que se convierte casi en un arma de guerra.

Pero también es muy fácil recordar por qué no quieres eso para tí, practicar la compasión con aquellos que no encuentran otra forma de empezar el día, quizá sus circunstancias sean muy duras. En cualquier caso es mejor que no seas tú quien se ocupe de retroalimentar esa energía en los demás.
Por que como ya sabes, todo lo que va vuelve. Lo que tu brindes a los demás de tí, eso será lo que recibas.
Siempre hay una opción. Estés dónde estes, recuerda sin juzgar que todos tenemos una posición y que todos somo igual de necesarios. Los que empujan y los que somos empujados cuando salimos del vagón.

A mí me funciona pensar en la cara de mi amor o en cuánto me rio con mis amigas...
Prueba, encuentra tu manera y sonríe!! No dejes que nada influya de forma negativa a la hora de comenzar el día.

Feliz semana a todos!

lunes, 22 de octubre de 2012

"La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido." Tagore

Las emociones son como las olas,
no podemos detenerlas,
pero podemos elegir cual surfear.


A veces la vida es similar a un océano, todo esta en calma y las olas te mecen rítmicamente, el viento te empuja hacia esa isla paradisiaca a la que ansias llegar y el sol te da calorcito desde arriba.

Entonces recuerdas aquellas veces que llovía, antiguas tormentas y suspirando piensas: "pufffff, menos mal, todo aquello pasó!".

...de repente aparecen nubes y el océano olvida ser manso mostrando su lado más duro, con olas tan altas que no puedes ver nada más allá. Y entonces piensas : "Soy un iluso. Cómo pude pensar que esto era para mí? Cómo no pude preveer que esto pasara?". Te enfadas contigo mismo por haber pensado que lo merecías.
No hay nada más absurdo y cruel.

En la vida a veces se presentan momentos inoportunos, momentos que no avisan y que mucho menos son de nuestro agrado. 
Cuando esto suceda párate a mirar esa tempestad que te sobreviene. Humildemente muéstrate ante ella. Siente qué viene a buscar o a depurar.
A veces sólo es necesario mostrar fe. Creer de verdad. Creer mientras todo esta en calma es fácil, cómodo. Pero creer cuando el cielo se oscurece, bajo rayos y truenos...eso ya es otra cosa.

Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Es una de las verdades más innegables que he oído nunca, por que esta lección yo la he aprendido con mis amigos. De mis amigos. A los que desde aquí doy gracias por haberme prestado su tabla de surf tantas veces, y por haberme echado un salvavidas tantas otras. Os quiero.




"La esperanza es el sueño del hombre despierto." Aristóteles




lunes, 15 de octubre de 2012

"Hoy es siempre todavía." Antonio Machado



A veces resulta difícil mantener la esperanza; sobretodo cuando crees que saldrás victorioso de una batalla, y finalmente pierdes... o eso parece.
Es como ir a un exámen que crees llevar de sobra y suspender. Como ir al médico creyendo estar mucho mejor y que no sea así.

Me pregunto hasta dónde a veces la mente, o lo material, o como queramos llamarlo, ponen a prueba nuestra fe y nuestra fuerza de voluntad. 
Y lo difícil que resulta discernir entre lo que tiene una explicación racional y aquellas cosas por las que sólo hay que pedir, creer ... y  esperar, aprendiendo a aceptar que los plazos de la vida, los procesos de mi alma, no se ajustan a los mismos tiempos que mi ego espera.

Si alguna vez tropiezas y caes, solo recuerda por qué caminas sobre ese empedrado.
Volverán las ganas de caminar.




" Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción." 
 Samuel Johnson

jueves, 11 de octubre de 2012

"Manuscrito encontrado en Accra" Paulo Coelho


Hoy quiero compartir con vosotros algo que me ha emocionado. Confieso que sólo he leído un libro de Paulo Coelho, pero sinceramente este tengo muuuchas ganas de leerlo, en España sale a la venta el 19 de Noviembre...hasta entonces aquí un muy buen adelanto, al menos en mi opinión. (En castellano e inglés, tienen matices distintos!)

Espero que lo disfruteis tanto como yo.





También he recibido este fragmento del libro:


 "Negamos nuestra propia belleza por que los otros no pueden o no quieren reconocerla. En vez de aceptarnos como somos, procuramos imitar lo que vemos alrededor.




Buscamos ser como aquellos a quienes todos dicen: " !Que bonito!". Poco a poco nuestro alma se va debilitando, nuestra voluntad disminuye.




Olvidamos que el mundo es aquello que imaginamos ser.




Dejamos de tener el brillo de la luz y pasamos a ser la poza de agua que la refleja."




Os dejo también un enlace de su blog oficial Paulo Coelho Blog


Feliz puente para todos!



lunes, 8 de octubre de 2012

"La oscuridad no existe, lo que llamamos oscuridad es la luz que no vemos" Henry Barbusse



Varias veces os he hablado de la sombra, de cuan sano y beneficioso sería poder amar esa sombra en nosotros y no encerrarla en lo más profundo detrás de mil candados.


"La oscuridad que conocemos nos fue otorgada como una gracia." Rudyard Kipling



Es decir que todas esas cosas que catalogamos mentalmente de malas o impresentables (es decir que cohabitan en nuestro interior, sabemos de su existencia pero ni les damos su espacio ni porsupuesto las amamos). Cuidado con dar demasiado espacio a la mente! Su reino no debería convertirse en un imperio.


¿Por qué empeñarnos en amar sólo partes de nosotros? Quiero decir con esto, puedo amar esa parte de mí de exigencia y esa misma es la vía a través de la cual voy a trabajarla, a través de reconocer que está ahí dándole un espacio puesto que es mía pero sabiendo que no es la herramienta que va a ayudarme a conseguir el resultado deseado... 
Esa es la idea. Imaginar que en nuestro interior tenemos una caja de herramientas. Aprender a elegir. Si empezamos con una que no nos sirve, será tan simple como cambiarla ;)



"La luz que enceguece nuestros ojos es oscuridad para nosotros. Sólo alborea el día para el cual estamos despiertos. Hay aún muchos días para amanecer. El sol no es sino una estrella de la mañana." Henry David Thoreau





Buen y feliz Lunes a todos!!

lunes, 1 de octubre de 2012

"No sabe más el que más cosas sabe, sino el que sabe las que más importan."

Seguro que todos habeis oido alguna vez que "no hay mayor ciego que el que no quiere ver". Cierto. Pero y qué hay de los que no pueden ver?

Es curioso como a veces nos ciega la rutina, las obligaciones, la prisa, la exigencia, la competitividad... cómo nuestra vida diaria y muchas veces nuestro "entorno laboral" (por designarlo de alguna manera) corren un velo enfrente de nuestros ojos que oculta lo que de verdad importa; como el cansancio y la rutina pueden mermar nuestra percepción de lo que nos hace felices.

Vivo con un hombre maravilloso al que adoro, pero al que  normalmente hablo fatal antes de ir a la oficina; el stress del tráfico, la prisa, el agobio de pensar si llegaré o no llegaré a tiempo, o simplemente no sentirme bien con mi ropa... ¿No es justo verdad? A cambio él me dice lo guapa que estoy recién levantada, por mi parte casi ni le escucho con una ceja arqueada que dice "...Date prisa!!!". Lo que quiero decir con esto es que cada día perdemos MOMENTOS de amor, de alegría, de dulzura... ¿Cuántos? Demasiados...

En el pulso de la exigencia no sólo nos exigimos ser impecables a nosotros mismos; también, aunque sea de forma inconsciente, lo hacemos con todo y todos los que nos rodean.
No se me ocurre una forma mejor de generar sufrimiento. Cuando la mente juzga lo que es perfecto y lo que no constantemente, paralelamente hacemos que nuestro corazón quede afónico, hasta que llega el punto en el que lo dejamos sin voz, relegado a un segundo plano...por eso después cuesta tanto conectarlo.

Es por esto que se hace importante no sólo bajar el nivel de exigencia, sino entrenar también la comprensión de que todo es perfecto. Cuanto más intentamos controlar algo seguramente más difícil se haga controlarlo.
Como en el Arcano de La Fuerza en el Tarot, una mujer sujeta las fauces de un león. No por una cualidad física de heroína, sino a través del Amor y la Aceptación.
Rendirse es sano. Rendirnos no en forma de sumisión, simplemente aceptando que no tenemos el control de todo...