lunes, 28 de enero de 2013

Queridos lectores, 
Pido disculpas por este desierto de post, Enero esta siendo un mes de cambios, de transmutar y de tomar conciencia de qué fantasmas todavía se aparecen en mi castillo.
Y es que cuando me siento mal me convierto en ermitaño. No me gusta exponerme, prefiero escribir en genérico, prefiero compartir cuando ya he hecho la colada y esta todo bien limpio. Y ese quizá no es mi momento ahora.

Además estoy cumpliendo mi sueño de escribir un libro... y esto también me lleva mucho tiempo. 

Os mando un beso enorme, os agradezco vuestra presencia amorosa. 

Nos vemos pronto,



"A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno.
¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán?
Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será."
Goethe

jueves, 3 de enero de 2013

"La envidia y el odio van siempre unidos, se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto." Jean de la Bruyere


"Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda."
Lutero

Uno de los problemas más voraces y dañinos con los que me he encontrado nunca es el de la envidia (del latín envidis; significado: tristeza o pesar del bien ajeno.// Emulación deseo de algo que no se posee).

Cuando la envidia aparece daña no sólo al que la padece, sino al objeto (u objetivo) de esa envidia; sea como sea esa persona recibe una ola de negatividad, de suciedad, una tremenda carga de malos deseos (incluso si son inconscientes) que pueden influir de forma directa en su realidad.

"La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual." Miguel de Unamuno


No hemos de dejarnos convencer de que no hay suficiente "de todo" para todos. La competitividad no es sana si fomenta la idea de escasez, la lucha por conseguir algo, la codicia de lo exterior, dejando a un lado lo que tenemos dentro (quizá mucho más valioso de lo que vemos fuera) para poseer a toda costa nuestro objetivo... que no es otro que lo que posee el otro.



Piensa no sólo en el dolor que te provocas a tí mismo por no ser como tal persona o por no tener tal cosa; piensa también en el daño que le haces a los demás...




"En cuanto el hombre abandona la envidia empieza a prepararse para entrar en el camino de la dicha." 
Wallace Stevens



Relacionado con Envidia