lunes, 13 de octubre de 2014

"Faltan palabras a la lengua para los sentimientos del alma."Fray Luis de León

¿Alguna vez habéis sentido que por más que os esforcéis no lográis hacer llegar un mensaje a alguien? ¿Que por más que intentéis comunicar un mensaje de la forma más bienintencionada acaba malinterpretándose generando un conflicto?

He de decir que últimamente me he encontrado varias situaciones de este tipo. Situaciones en las que uno intenta comunicar una petición de una forma serena, sin intención de reproche o juicio y encuentra que su interlocutor responde a) en posición de defensa, b) en posición de ataque. 
De cualquiera de las dos formas el resultado suele ser que uno sale herido. Con la desorientación que trae haber intentado comunicar de forma constructiva y que la situación haya terminado siendo de todo, menos constructiva. (Sin embargo tampoco olvidemos que del caos surge el orden y sólo removiendo la tierra podemos plantar de nuevo semillas).

"La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha." Michel de Montaigne

Llegaba a la conclusión de que debía de estar comunicándome desde un lugar que no manejo. Un estadio desde el que no encuentro la forma de llegar a los demás, donde las palabras cobran un significado distinto, un sitio desde el que hago resonar cosas incómodas para quien tengo al lado y que me obceco en mover y remover hasta que yo misma pueda ser capaz de entender, athame* entre los dientes, intentando atravesar por donde haga falta terminando por hacer cobrar su sentido más literal a la expresión "como un elefante en una cacharrería", atropellando los procesos de los demás, violando con mi impaciencia sus tiempos y límites. (ajá!) 



¿Por qué no buscamos dejamos fluir la forma de manifestarse, de comunicarse del mundo, de los demás, sin manipular, libres de la estructura que esperamos, abriendo nuestros sentidos, renovando nuestra percepción, conectando con el misterio de lo auténtico? 



jueves, 9 de octubre de 2014

Algo que me fascina de tí, es que aunque no estes conmigo, tu recuerdo me acompaña a donde quiera que voy.

"Simba, déjame decirte algo que mi padre me contó, hace tiempo. Mira las estrellas. Los grandes reyes del pasado están ahí arriba, observándonos. Así que cuando te sientas solo en cualquier lugar, solo recuerda que los grandes reyes siempre guiarán tu camino. Y, yo también lo haré."

lunes, 6 de octubre de 2014

"Lo menos que podemos hacer, en servicio de algo, es comprenderlo." José Ortega y Gasset

¿Podemos ver más allá del dinero?

Desde que empecé a transitar el sendero de las terapias alternativas muchas veces me encuentro a mi misma haciéndome esta pregunta. Quiero decir, si disponemos las herramientas para ayudar a los demás, ¿sólo hemos de brindarlas por dinero? Si sabemos que hay quien de verdad necesita de esa ayuda, que está en un momento crítico, ¿vamos a cobrarle una pasta por una sesión de (inserte aquí su don/herramienta)?

Para mí esto clama al cielo. Supongo que se nota que es algo contra lo que me rebelo desde lo más profundo de mi ser. Porque me parece la injusticia más grande del mundo, por más que lo intento no llego a comprender como en un momento de absoluta necesidad lo primero sea la provisión de fondos.

Quizá, Seguramente es que he tenido mucha suerte con mis maestros, humildes, bondadosos y conectados con la abundancia del universo. Personas deseosas de enseñar, de expandir, de compartir, de dar... y por último de hablar de dinero. Porque cuando lo que prima es el beneficio... lo que suele escasear es el servicio.

Con esto no quiero dar a entender que uno no pueda o no deba cobrar por dar un servicio, me refiero a casos especiales, en los que la necesidad de la persona es imperiosa, situaciones urgentes, casos en los que la palabra SERVICIO adquiere su significado más literal. En mi opinión, cuando uno está en actitud de servir simplemente SABE cuando es imprescindible sin más, aún sin tarifa de por medio.



"Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio." Kahlil Gibran

viernes, 12 de septiembre de 2014

Wild Geese (de Dream Work, 1986) Mary Oliver / Gansos salvajes

“You do not have to be good.
You do not have to walk on your knees
for a hundred miles through the desert, repenting.
You only have to let the soft animal of your body
love what it loves.
Tell me about despair, yours, and I will tell you mine.
Meanwhile the world goes on.
Meanwhile the sun and the clear pebbles of the rain
are moving across the landscapes,
over the prairies and deep trees,
the mountains and the rivers.
Meanwhile the wild geese, high in the clean blue air
are heading home again.
Whoever you are, no matter how lonely,
the world offers itself to your imagination,
calls to you like the wild geese, harsh and exciting--
over and over announcing your place
in the family of things.”

“No tienes que ser buena.
No tienes que recorrer el desierto de rodillas, arrepintiéndote.
Sólo tienes que dejar que el suave animal de tu cuerpo ame lo que ama.
Háblame del dolor, del tuyo, yo te hablaré del mío.
Mientras tanto, el mundo sigue.
Mientras tanto, el sol y las claras piedrecitas de la lluvia
avanzan por los paisajes,
sobre prados y árboles frondosos, las montañas y los ríos.
Mientras tanto, los gansos salvajes, allá arriba, en el cielo azul y limpio,
emprenden rumbo de vuelta a casa.
Seas quien seas, te sientas lo sola que te sientas,
el mundo está ahí para tu imaginación,
llamándote, como los gansos salvajes, rudamente, emocionante:
anunciando una y otra vez tu lugar
en el mundo de todo lo que existe.”

lunes, 8 de septiembre de 2014

“Di a aquellos que amas que realmente los amas y en todas las oportunidades y recuerda siempre que la vida no se mide por la cantidad de aire que respiraste, sino por los momentos que tu corazón palpito fuerte: de tanto reír, de sorpresa, de éxtasis, de felicidad sobre todo de querer sin medida” Pablo Picasso

"Todo lo que hacemos en esta vida, tiene su eco en la eternidad" y cuando menos lo esperas, ese eco te sorprende con un sonido que ya habías casi olvidado; y entonces surge la magia.
Es asombroso como una sola palabra de alguien a quien amas puede mover, sin pretenderlo, tantas cosas en el alma. Como pueden traer tanta verdad, de una forma tan humilde, inocente, carente de expectativas. Un impulso que no empuja, pero que hace despegar. La fuerza que genera energía para ponerse en marcha.

Gracias Marta, por tu gran regalo. Ese momento único en el que escuchas "Yo tuve la gran suerte de que tú estabas a mi lado" ha sido uno de los más especiales en mi vida, una de las cosas más bellas que he recibido nunca (y ha llegado en el momento en que más lo necesitaba). Uno no recibe todos los días tanta gratitud espontánea; sobretodo de alguien que conoce los rincones más oscuros del alma. Porque las etapas más felices en mi vida las he compartido contigo, más cerca, más lejos, pero siempre contigo. Gracias por tu reconocimiento, amor y palabras. Gracias por no juzgarme, no dirigirme. Gracias por crecer conmigo. Y gracias por tu risa. Gracias porque tengo la gran suerte de estar a tu lado.

Hoy mi reconocimiento es especialmente para tí, para que no olvides lo maravilloso de tu esencia, salvaje, libre, excesiva; haciendo extensivo este agradecimiento a todas y cada una de las personas que desde aquí me acompañais. A los que me esperan siempre y no olvidan mis letras. Gracias.


"When we honestly ask ourselves which person in our lives means the most to us,
we often find that it is those who, instead of giving advice,solutions, or cures,
have chosen rather to share our pain and touch our wounds with a warm and tender hand."
Henri Nouwe


viernes, 20 de junio de 2014

“El momento presente es el campo en el cual transcurre el juego de la vida. No puede jugarse en ningún otro lugar.” Eckhart Tolle

Mañana... ¿Mañana?
Construir nuestra vida en el mañana es una constante en la vida de muchas personas. Iré a ese sitio mañana, hablaré con este amigo mañana, visitaré ese lugar mañana, viviré mis sueños mañana.
No dejamos de condicionarnos emplazando toooooodo lo importante a mañana, convirtiéndonos en bomberos que alocados corren apagando lo urgente y olvidando lo importante.

Ponerlo todo en mañana desvía nuestra mirada precisamente del único momento en el que podemos hacer: hoy. Dando por hecho que habrá un mañana, estamos perdiendo el tiempo. Estamos dejando de hacer cosas trasladándolas a un tiempo volátil, incierto en el que quizá las materialicemos, quizá no. Porque el tiempo futuro en muchos casos también es una excusa (aparentemente muy buena) para no trabajar, no arriesgar, no cambiar. Pereza, miedo, indecisión.

Busca HOY un camino para ir a ese sitio, llama hoy a tu amigo, viaja hoy a ese lugar (aunque sea sólo a través de una foto) y construye tus sueños hoy. 

“El pasado y el futuro obviamente no tienen realidad propia.
Lo mismo que la luna no tiene luz propia,
sino que puede solamente reflejar la luz del sol,
así el pasado y el futuro son sólo pálidos reflejos de la luz,
el poder y la realidad del presente eterno. 
Su realidad es prestada del ahora.” Eckhart Tolle

Live & Dream, James Dean quote
"Sueña como si fueras a vivir para siempre, vive como si fueras a morir mañana"

James Dean

lunes, 9 de junio de 2014

"Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza."


Porque a veces es importante que reflexionemos sobre si nuestras decisiones son auténticas o están condicionadas, bien por algo externo, bien por nosotros mismos. Decidir desde el corazón, no desde la mente. Sin ruido, sin interferencias.

A veces es difícil sumergirnos en nuestras profundidades, a veces los egos gritan demasiado fuerte, tan fuerte que parecemos incapaces de traspasarlos. Puede que ese sonido, esas voces desordenadas, llenas de rabia, furiosas, nos aturdan de tal forma que podamos perder la dirección en el camino.

Puede que alguien nos haya dañado, alguien a quien amemos profundamente, con todo nuestro corazón, siendo plenamente conscientes del amor que sentimos por esta persona; y puede que después haya pasado esa situación de fractura, dolor, nos sintamos lejos, incapaces de abrirnos al reencuentro, aunque sea nuestro mayor anhelo.

En principio parece una contradicción haber deseado el encuentro con todas nuestras ganas y una vez se brinda nos encontremos congelados, reacios, muy lejanos. Después de vivir una ausencia, cuando llega el momento de encuentro que tanto hemos esperado, puede que también lleguen las dudas y la culpa. Culpabilidad por no abrirnos rápidamente, sin freno, sin reservas, por sentir que después de todo ahora somos nosotros mismos el problema para el encuentro. Culpabilidad por no disfrutar esa situación tanto como la habíamos soñado tantas y tantas veces.

No es sólo cuestión de desapegarnos del dolor, olvidar si tenemos razón o no, perdonar... Es también fe, puede que apertura, confianza. Pero es sobretodo autenticidad.
Preguntarnos qué es lo que queremos con el corazón.

No quedarse con las sombras de los demás. No hacer lo que nos ha dañado... Al margen de esas voces que nos gritan que ahora es el momento de hacer ver a la otra persona, qué tal se siente esa situación del otro lado. (Eso no sería justicia, estaría mucho más cerca de ser venganza y la venganza tiene intrínseca tintes muy oscuros).

"El corazón tiene razones que la razón ignora." 
Blaise Pascal

miércoles, 4 de junio de 2014

"Cómo podrías renacer sin haber quedado reducido a ceniza". Nietzche



¿Alguna vez habéis pensado en lo beneficioso que sería poder formatear nuestra mente? ¿Eliminar todos esos virus que circulan por nuestra red?


Esta es la propuesta que hace unos meses me hizo una gran amiga: "Deja de ser tú". Potente y complejo esto de dejar de ser yo misma...

Es muy interesante comprobar cómo la realidad es creada por nosotros y nuestras predisposición ante las cosas. Cómo diversos procesos químicos, en principio involuntarios, condicionan nuestras vivencias muchas veces (casi la mayoría de las veces) contaminadas con experiencias pasadas. 
Considero esta lectura recomendable puesto que a diferencia de otros libros, este nos presenta un método práctico, sencillo y eficaz para cambiar estos patrones mentales "involuntarios".

Para todos los que os animeis, feliz lectura!

lunes, 2 de junio de 2014

"Excelente cosa es tener la fuerza de un gigante, pero usar de ella como un gigante es propio de un tirano." William Shakespeare



Felina. Sigilosa, cauta y observadora. Silenciosa. Firme. Poderosa.
No siempre que alguien no hace ruido es porque sea débil.
A veces el silencio es una mirada directa y profunda a esas cosas que no comprendemos, eso que miramos fuera, conscientes de que portan un mensaje para nuestros adentros. El silencio es concentración, contemplación atenta del misterio, la búsqueda, el encuentro.
Conscientes de la fuerza y el poder de los demás seres. Honrando su presencia, reconociendo su poder.

A veces el silencio no es una retirada, sino la búsqueda del lugar que deseamos ocupar para participar en una determinada situación. Nuestra posición ante un desafío. La inmovilidad no siempre es falta de acción. 


"Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca,
el amor es más fuerte que la violencia."
Herman Hesse

Los más fuertes no siempre eligen atacar, no entran en todas las luchas, no pelean en todos los conflictos sólamente en los que eligen para nutrirse, evolucionar, en los que están en el camino que lleva a su templo.
Los fuertes VEN, y a veces callan. Hay quienes creen que este silencio es cobardía, torpeza a la hora de encarar a los demás. Pero un corazón noble, observa y aprende sin necesidad de dañar, de atemorizar. Madura entre las hierbas altas, entre el rocío del amanecer y el frescor de las noches estrelladas. Libre, sin necesidad de control, deja que la vida siga su curso disfrutando de los elementos que le rodean, de la naturaleza. Libre, sin necesidad de reconocimiento, disfrutando de su naturaleza.

Los fuertes, a veces rugen. Entonces el silencio se hace fuera.


Así soy yo, felina.




miércoles, 9 de abril de 2014

"No vivimos nunca, sino que esperamos vivir; y disponiéndonos siempre a ser felices, es inevitable que no lo seamos nunca." Blaise Pascal


"Los hombres olvidan siempre que la felicidad es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias."
John Locke

¿Eres feliz? ¿Quieres ser feliz? Responde y comprueba dónde te dirigen las flechas. Si aterrizas en "Cambia algo" empieza por tu predisposición para ser feliz. Porque igual tu mirada esta clavada en lo alto y no reparas en las pequeñas alegrías cotidianas... No te las pierdas ;)

lunes, 7 de abril de 2014

"Perdónaselo todo a quien nada se perdona a sí mismo." Kung FuTse, Confucio



Creo en el perdón. Soy capaz de dar mi perdón, de olvidar tremendas heridas, de afrontar y cargar con traumas de los que me responsabilizo como única dueña; puedo trabajarlos, transmutarlos, liberarlos. En definitiva he aprendido a limpiar, coser y mimar mis heridas, sé amar mis cicatrices y contar serena sus historias, sabiendo que yo soy la que soy a través de ellas. No culpo, no señalo,y no cargo contra nadie pues tengo la certeza de que todo lo que me ha sucedido a lo largo de los años, fue elegido por mí misma y siempre, siempre, siempre, protegida (y por esto doy gracias) porque a veces estuve en el filo de abismos oscuros y fríos a punto de ser alcanzada por garras negras, cuando una fuerza invisible sopló para desplegar mis alas e hizo que encontrara la forma de volar.



 "El perdón es la fragancia que derrama la violeta en el talón que la aplastó."
Mark Twain

Pero, ¿y cuándo el perdón es entendido como inmunidad? Perdonar a quien cada día te hunde su espada en el pecho, ¿cómo? 

Sólo sé que a mí se me acaba la compasión. No puedo permanecer compasiva, con el perdón en mi corazón para quien una y otra vez arrasa mi pueblo, ese que entra prendiendo fuego a mi hogar, hiriendo a quienes me importan, violento, bárbaro y sin razón, quien constantemente veja, agrede, menosprecia, hunde, asfixia.

Porque a veces hay de quien se aprovecha de la generosidad, de los buenos ojos, de quien pese a todo conserva la esperanza y la fe para engañar constantemente, para conseguir de nuevo acceso a tu hogar y volver a destrozarlo todo. Puede que haya quien no necesite perdones tibios, calmados. Puede que esos perdones no sirvan para todas las situaciones. No todos los perdones, significan "puedes volver a entrar". Hay perdones que despiden, que cierran. Porque a veces esos perdones duros, inamovibles, son los únicos que revuelven ciertas almas.


A veces el perdón es más un sentimiento íntimo, callado, profundo que una manifestación compartida. Por eso el perdón ha de ser para con uno mismo en primer término, al igual que la compasión; si hay algo que sabemos dañino para nosotros mismos debemos soltarlo, dejarlo ir. Y perdonarlo.




"Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo,
 por tu propio bienestar." 
Dalai Lama



martes, 1 de abril de 2014

"Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes." Kahil Gibrain

"Tenemos que aprender a respetar la forma que nuestros seres queridos eligen para hacerse daño." Bego


Hay veces que alguien elige marcharse a una isla en medio del mar, una isla lejos de cualquier tierra que fuera hogar, dejando todo lo que formaba parte de su vida, de su familia, haciéndose creer a sí mismos que el terreno hostil que ahora habitan es el único que merecen, o el único al que pueden optar. Es como si un canto de sirena les hechizara arrastrándoles a islas desiertas de amor o paz. Islas de desvelos y cegueras, de inmovilidad y lágrimas. 



De vez en cuando, las nubes, el viento, las olas no agitan la isla con su tempestad, y  hay quien habiendo permanecido observando y anhelando llegar hasta el otro lado, sin dudar se sumerge en este océano en ese momento de calma, en ese instante de tregua; consigue llegar exhausto a la orilla de la isla, ante la mirada confundida del solitario naufrago que no cree que haya quien detrás de las imponentes olas, detrás del viento que castiga esté esperando el momento en que un rayo de luz asome e ilumine la vereda que lo lleve a esa playa.



Porque las islas no permiten la construcción de puentes. No es fácil llegar y no es fácil marcharse. Más si cuando te vas dejas allí a alguien que te importa. Alguien a quien amas.

Me he sorprendido a mí misma en las playas de muchas islas intentando construir puentes con piedras que tras un golpe de mar han acabado en el fondo del mar o rodando en la orilla. Me he encontrado a mi misma intentado arrastrar a estos naufragos que se revuelven y te agarran hundiendo tu cabeza bajo el agua, para finalmente soltarse y regresar a su playa...mientras la corriente te arrastra voraz, alejándote de su isla.


Nunca dejo de mirar a esa isla. Envío mensajes dentro de botellas de cristal. Envío mapas, hojas de ruta. Construí una balsa y la deje en su orilla, pero el naufrago que espero aún no la ha movido de la arena... Convencernos a nosotros mismos de que no podemos arrastrar a nuestros seres queridos sin su voluntad no es fácil, es amargo y duele. Mucho.

Aprender a acompañar sin presionar, sin arrastrar, sin manipular es un proceso complejo, arduo, pues implica que debemos tener fe, en que esa situación será el vehículo que llevará a ese naufrago a la mejor versión de si mismo, a curar sus heridas, a elevar su conciencia.


"La oscuridad no existe, lo que llamamos oscuridad es la luz que no vemos."
Henri Barbusse